Las empresas han dejado de ser concebidas como simples infraestructuras que albergan oficinas

27-11-2018

En respuesta a esta tendencia surge la comunicación corporativa, que engloba el conjunto de acciones necesarias para dar a conocer la actividad de la organización y, en especial, para satisfacer la demanda de aquello que los distintos públicos desean.

A diferencia de épocas anteriores, donde la comunicación era unidireccional y plana (de la empresa al público), en la actual gestión empresarial, la comunicación es interactiva y establece un sistema comunicativo bidireccional que aporta información valiosa para ambas partes.

Hoy en día, la organización desarrolla una estrategia de comunicación basada tanto en el ámbito interno como en el ámbito externo de la empresa. En este sentido, es de vital importancia diseñar acciones que respondan a las necesidades específicas de la empresa y del público al cual se dirige los mensajes.

A nivel interno, las empresas trabajan en reforzar la filosofía corporativa, que es la concepción global de la organización establecida por los altos directivos. A partir de esta, crean una cultura organizacional que pauta cómo hacer las cosas tomando en cuenta los valores y creencias.